Envíos gratuitos a partir de 49€

Jabón de manos

Guía para comprar jabón de manos

A continuación, te presentamos algunos consejos que te pueden ayudar a elegir el jabón de manos adecuado:

  • Ten en cuenta tu tipo de piel: si tienes la piel seca o sensible, busca jabones que sean hidratantes y que no contengan ingredientes irritantes como perfumes fuertes o alcohol.

  • Verifica la eficacia: asegúrate de que el jabón que eliges sea efectivo para eliminar los gérmenes y bacterias de tus manos. Muchos jabones tienen un pH neutro que ayuda a mantener la barrera protectora de la piel y evita la sequedad.

  • Fíjate en el tamaño del envase: si tienes una familia numerosa o usas mucho jabón, es posible que te interese comprar un envase más grande. Pero también es importante tener en cuenta que un jabón líquido se gasta antes que uno en barra o pastilla, por lo que es posible que tengas que reemplazarlo más a menudo.

  • Elige un jabón con ingredientes naturales: si te preocupa el impacto ambiental, busca jabones que utilicen ingredientes naturales y que sean biodegradables.

Recuerda lavarte las manos con frecuencia y durante al menos 20 segundos para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades.

Preguntas Frecuentes sobre el jabón para las manos

¿Cuántas veces al día debo lavarme las manos con jabón?

Es recomendable lavarse las manos con jabón y agua tibia varias veces al día, especialmente después de ir al baño, cambiar pañales, cocinar, tocar animales y antes de comer.

¿Es mejor usar jabón líquido o jabón en pastilla?

Ambos tipos de jabón son efectivos para eliminar la suciedad y los gérmenes de las manos. El jabón líquido puede ser más higiénico y conveniente para usar en lugares públicos, ya que no se comparte el mismo envase con otras personas. Sin embargo, el jabón en pastilla puede ser más económico y durar más tiempo.

¿Es necesario utilizar agua caliente para lavar las manos con jabón?

No es necesario utilizar agua caliente para lavarse las manos con jabón. De hecho, el agua tibia es más cómoda y no daña la piel. El agua caliente puede resecar la piel y hacer que se agriete y se rompa.