¿Cuáles son los síntomas de golpe de calor?

,
golpe de calor cómo actuar síntomas

La llegada del buen tiempo y el aumento de las temperaturas hace que podamos pasar largas jornadas en el campo, la playa o la piscina. Pero, si no tomamos las precauciones necesarias, es posible que nos sintamos indispuestos y que padezcamos el denominado golpe de calor.

¿Quieres saber más sobre él? Te contamos qué puede provocarlo, cómo puedes reconocerlo y cuál es el tratamiento adecuado. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un golpe de calor?

El golpe de calor es el aumento de la temperatura corporal, en el que esta es mayor de los 40 ºC, durante un tiempo prolongado. En condiciones normales, nuestro cuerpo puede controlar la temperatura mediante el sudor, que es el mecanismo que tenemos para refrescarnos de forma natural.

Sin embargo, cuando padecemos un golpe de calor es porque nuestros mecanismos de termorregulación no funcionan a la perfección y no pueden restablecer nuestra temperatura.

En este caso, necesitamos una atención inmediata.

Por regla general, el golpe de calor se produce con mayor facilidad durante los meses veraniegos. ¿Por qué? Porque es cuando las temperaturas son más altas. Además, los grupos de personas a los que afectan son aquellos con mayor vulnerabilidad a los efectos del calor en el cuerpo. Por ejemplo, personas con sobrepeso, niños, personas de edad avanzada o pacientes de ciertas enfermedades crónicas (respiratorias, neurológicas, cardiovasculares o diabetes).

Causas del golpe de calor

El origen del golpe de calor puede ser consecuencia de las siguientes situaciones:

  • Exposición a un ambiente caluroso. Es un tipo de insolación por estar en un ambiente caluroso que aumenta nuestra temperatura corporal central. Puedes padecer esta situación tras la exposición prolongada a un clima húmedo y caluroso. Se suele dar en personas con enfermedades crónicas y en adultos mayores.
  • Realizar una actividad física con altas temperaturas. La insolación por esfuerzo se produce al practicar una actividad extenuante en un ambiente muy caluroso. Esto aumentará tu temperatura corporal, sobre todo si no estás acostumbrado a altas temperaturas.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que, en las situaciones anteriores, la afección se puede dar por varios motivos. Veámoslos:

  • Beber alcohol. El alcohol puede interferir en la capacidad de tu organismo para regular la temperatura corporal.
  • Utilizar demasiada ropa. La ropa evitará que el sudor se pueda evaporar con facilidad y se enfríe el cuerpo.
  • Deshidratación. Si no repones líquidos y sudas, llegará un momento en que tu cuerpo no pueda regular la temperatura.

Factores de riesgo de padecer un golpe de calor

Uno de los más importantes es la edad. Por ejemplo, los niños no tienen desarrollado el sistema nervioso central y en los adultos con más de 65 años comienza a deteriorarse. En ambos casos, les cuesta afrontar los cambios de temperatura y tienen dificultades para mantenerse bien hidratados.

Los esfuerzos en climas calurosos, no tener aire acondicionado, tomar ciertos medicamentos o padecer algunas enfermedades pueden desencadenarlo.

Síntomas del golpe de calor

Conocer los principales síntomas de un golpe de calor es clave para poder actuar rápido y evitar consecuencias graves.

  • Alta temperatura corporal, es decir, que sea de 40 ºC o superior.
  • Vómitos y náuseas. La persona afectada puede sentir molestias en el estómago que pueden acabar en vómitos.
  • Piel enrojecida. A medida que aumenta la temperatura del cuerpo, el tono de la piel puede tornarse cada vez más rojizo.
  • Alteración del comportamiento o del estado mental. La persona que sufra un golpe de calor presentará agitación, confusión, irritabilidad, dificultad para hablar, delirio o convulsiones.
  • La respiración puede volverse superficial y rápida.
  • Fuertes dolores de cabeza e, incluso, pueden apreciarse palpitaciones.
  • Alteración en la sudoración. El golpe de calor que se produce como consecuencia de una elevada temperatura hará que la piel esté seca al tacto y muy caliente. No obstante, si se produce debido a un intenso ejercicio físico, la piel puede estar ligeramente humedecida.
  • Aceleración de la frecuencia cardíaca. El pulso puede aumentar de manera significativa debido a que el estrés por calor hace que el corazón tenga que esforzarse más para ayudar a que el cuerpo se enfríe.

¿Cuánto dura un golpe de calor?

El fracaso de la termorregulación es una urgencia médica importante, ya que es de rápida aparición (entre 1 y 6 horas). Asimismo, su evolución puede ser fatal, en algunos casos puede provocar la muerte en menos de 24 horas si no se trata de forma adecuada.

En España, es habitual recomendar a la población que preste atención y extreme la precaución durante los meses de julio y agosto. Es en estos meses cuando se llegan a superar los 40 ºC. Y, al comienzo de las denominadas olas de calor (durante las primeras 24/48 horas), es cuando somos más propensos a sufrir un golpe de calor.

Este tiempo es el que tardaría el organismo en poner en marcha sus mecanismos de aclimatación. Por eso, son fundamentales.

Tratamiento para el golpe de calor

Para tratar un golpe de calor, los esfuerzos deben dirigirse a conseguir una temperatura normal en el cuerpo. Así, podremos prevenir o reducir un posible daño en los órganos vitales y el cerebro. ¿Qué medidas son las que puede tomar un médico?

  • Sumergirte en agua fría o helada. Cuanto más rápido pueda hacer esto, menor riesgo habrá para tu organismo.
  • Envolverte en hielo y mantas de enfriamiento. También se pueden aplicar compresas frías en axilas, cuello, espalda e ingles para bajar la temperatura.
  • Utilizar técnicas de enfriamiento por evaporación. Si no es posible sumergirte en agua fría, los técnicos pueden vaporizar agua fría al tiempo que te abanican. De este modo, el agua se evapora y la piel se enfría.
  • Tratamiento farmacológico para detener los escalofríos. Si con las soluciones anteriores tienes escalofríos, el médico puede pautar un relajante muscular como, por ejemplo, una benzodiacepina. El motivo es que los escalofríos aumentan la temperatura corporal y eso reduce la efectividad del tratamiento que se lleva a cabo.

A pesar de todo esto, debes saber que el mejor tratamiento es siempre la prevención. La OMS establece una serie de protocolos para que puedas prepararte y afrontar las olas de calor. Veamos cómo prevenir un golpe de calor.

  • Mantente hidratado.
  • Protégete del sol. Evita exposiciones prolongadas y busca lugares frescos a la sombra.
  • Lleva ropa ligera y holgada.
  • Evita realizar ejercicio físico antes de aclimatarte a la temperatura.
  • Hidrátate de forma regular.
  • Toma ciertas precauciones ante determinados tratamientos médicos. Por ejemplo, si tomas medicación para el corazón que puede poner en riesgo tu hidratación.
  • No te quedes en un coche estacionado al sol.

¿Se puede tener un golpe de calor en casa?

Sí. El golpe de calor no solo puede darse al estar expuesto al sol. En el interior de tu casa, si no tomas las medidas adecuadas de prevención, también lo puedes padecer. Por ello, es importante que cuides tu piel y tengas una hidratación constante.

Del mismo modo, es recomendable utilizar ropa de algodón ligera, bañarse para bajar la temperatura corporal y tener la casa fresca.

¿Cómo actuar ante un golpe de calor? Primeros auxilios necesarios

El objetivo prioritario para una persona que sufre un golpe de calor es tratar de bajar la temperatura corporal a 37 ºC. ¿Cuáles son las pautas de primeros auxilios para conseguirlo?

En primer lugar, debemos recostar a la persona a la sombra y en una zona ventilada. Del mismo modo, hay que observar si tiene la ropa muy ajustada y, en ese caso, quitársela o aflojarla para airearla.

El siguiente paso es aplicar sobre la cabeza, axilas, ingles y cuello paños, toallas o compresas frías. Además, si la persona está consciente y puede beber, lo adecuado es que lo haga con pequeños sorbos. No debemos dar líquido a una persona inconsciente y, en este caso, además, debemos colocarla tumbada de lado y con las piernas flexionadas.

Por último, hay que avisar a emergencias para que la persona afectada por el golpe de calor pueda ser atendida en urgencias.

Diferencia entre la deshidratación y el golpe de calor

Lo primero que debes saber para diferenciar la deshidratación del golpe de calor son sus semejanzas. Y es que ambos se producen en los días con altas temperaturas, pero conocer sus diferencias puede ayudarnos a salvar la vida a una persona.

Las altas temperaturas pueden provocar diferentes reacciones en el organismo que, de no ser tratadas, pueden causar la muerte de una persona. Ya hemos dicho que el golpe de calor se produce cuando el cuerpo está expuesto durante un tiempo prolongado a altas temperaturas.

En cambio, la deshidratación se produce cuando una persona no bebe la suficiente agua o pierde líquidos al transpirar con rapidez. Así, la deshidratación puede aparecer por una enfermedad o por las altas temperaturas. El golpe de calor solo se dará en el segundo caso, aunque puede provocar deshidratación.

Los síntomas de la deshidratación son boca seca, mareos, vómitos y diarrea. En el golpe de calor también se pueden llegar a producir enrojecimiento de la piel, convulsiones, elevado ritmo cardíaco, fiebre, dolores de cabeza…

Para evitar las consecuencias de un golpe de calor, en Atida | Mifarma te recomendamos estar bien hidratado durante las épocas con altas temperaturas. Una buena forma de hacerlo es con jugos naturales de frutas y hortalizas y evitando el ejercicio en el exterior en las horas centrales del día.

Reme Navarro Escrivá

Licenciada en Farmacia y en Nutrición y Dietética. Nº colegiado: 903 Co-fundadora de Mifarma y directora de desarrollo de negocio de Atida en el sur de Europa Experiencia laboral

La actual directora de desarrollo de negocio de Atida en el sur de Europa heredó de sus padres la pasión por el mundo de la farmacia, al que se ha dedicado en cuerpo y alma desde sus inicios laborales. Desde el año 2007, pudo poner en práctica todo lo aprendido y ayudar a multitud de pacientes en la farmacia de su padre, situada en Albacete. No obstante, fue a partir de 2010 cunado decidió ir más allá: junto con su pareja, y con la experiencia de sus padres, fundó Mifarma, la parafarmacia online más importante de España. Como co-fundadora y CEO de la compañía, Mifarma alcanzó cotas que, en sus inicios, resultaban inimaginables. Este enorme éxito provocó en 2020 la compra de Mifarma por parte del grupo Atida, un conglomerado de empresas farmacéuticas a nivel internacional. Desde entonces, Reme Navarro ha ejercido como directora de estrategia de negocio de Atida en el sur de Europa, así como imagen reconocible y portavoz de la compañía en esta zona geográfica. con ello, ha puesto al servicio del grupo toda su experiencia en farmacia, así como en otras áreas, como la atención personalizada, la logística, la experiencia de usuario o el marketing. Además, sus conocimientos, experiencia y carisma la han impulsado hasta convertirse en España en una reconocida influencer dentro del sector de la farmacia y la dermocosmética.

Formación

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Valencia, la co-fundadora de Mifarma es miembro del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Albacete (colegiado Nº 903). También cursó la Licenciatura en Nutrición y Dietética por la Universidad de Valencia, donde también, posteriormente, obtuvo el Máster en Atención Farmacéutica Personalizada. Además, tiene conocimientos en Capacitación Pedagógica, y ha sido formadora, durante los años 2009 y 2010, de farmacéuticos y otros técnicos sanitarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.