Alergia al polen: síntomas y tratamientos más efectivos

,
alergia al polen tratamientos remedios caseros

Con la llegada de la primavera llegan también las alergias que, en mayor o menor medida, incomodan a gran parte de la población. Y es que esta bonita estación trae consigo molestias como la conjuntivitis, la rinitis y el asma. Hoy hablamos sobre cómo tratar la alergia al polen llamada fiebre del heno.

Qué es la alergia al polen

La alergia al polen es una enfermedad que se produce debido a una reacción alérgica frente a los diferentes tipos de polen. Estos son unos minúsculos granos presentes tanto en las partes verdes como en las flores y contienen las células espermáticas que permiten la producción de estas últimas.

Su apariencia es un polvo amarillo que se encuentra en el interior de la flor, pero una vez suspendido en el aire es invisible y se dispersa con facilidad. Así, una vez en la atmósfera, penetra en el organismo y este lo detecta como un agente nocivo. Termina produciendo una reacción en el sistema inmunitario y segrega una serie de sustancias como la histamina, causante de diferentes procesos respiratorios como asma o rinitis. Pero también produce otros síntomas tan conocidos como estornudos y lagrimeo.

Este tipo de alergia tiene un claro carácter estacional, ya que la presencia del polen en el aire es mayor durante la primavera.

Causas de la alergia al polen

En España, también en Europa, las plantas que más alergias causan son las que pertenecen a la familia de las gramíneas. El motivo por el que sucede esto es la alta alergenicidad de sus pólenes y su extensa distribución.

Su período de polinización es muy amplio porque cada especie tiene una floración diferente. Otros pólenes que provocan alergia son los de olivo, plátano de sombra, parietaria, abedul y palmera, aunque hay más.

Así, la causa de la alergia al polen es la exposición del organismo al alérgeno. Puede darse en cualquier momento de la vida, aunque en muchos casos se trata de un componente genético. Por ello, podemos encontrar en una misma familia varios miembros que sufren los mismos síntomas.

Síntomas de la alergia al polen

El cuadro clínico puede ser de corta duración y de carácter leve. En estas situaciones provoca solo molestias nasales. Pero también puede producir cuadros más severos cuando los ojos y el aparato respiratorio se ven afectados.

Hablamos de las rinoconjuntivitis, que están caracterizadas por accesos de intenso goteo nasal acuoso (rinorrea). Además, se acompañan de escozor de la mucosa nasal y congestión. Del mismo modo, puedes tener molestias con la luz y los ojos enrojecidos.

Si el cuadro se agrava, esta alergia se manifiesta como asma bronquial, que se caracteriza por una especie de pitidos al respirar y se acompaña de tos y dificultad respiratoria.

Así, los síntomas habituales son:

  • Picor en los ojos.
  • Constante lagrimeo.
  • Coloración rojiza e hinchazón de ojos.
  • Picor nasal.
  • Estornudos.
  • Obstrucción de la nariz.
  • Fatiga.
  • Tos seca.
  • Pitidos en el pecho al respirar.
  • Dificultad respiratoria.
  • Rinorrea.
  • Congestión nasal.

Por ello, es necesario tomar las precauciones oportunas y adoptar los cuidados necesarios para mitigar estas molestias.

¿Cómo prevenirla?

Evitar la alergia no es posible. En cambio, sí puedes tomar una serie de medidas para reducir de forma considerable el contacto con el polen. Esto te ayudará a reducir la sintomatología asociada. ¡Toma nota!

  • Evita las actividades al aire libre y las salidas al campo. Esto es importante los días en los que la concentración de polen en el aire es elevada.
  • Extrema la higiene de cara y manos. Intenta refrescarte con agua con relativa frecuencia tanto la nariz como los ojos.
  • Cierra las ventanas durante el día. Para ventilar una habituación no necesitas que las ventanas estén abiertas dos horas, ya que con cinco minutos es suficiente. Asimismo, es conveniente tener un ambiente interior lo más húmedo posible.
  • Limpia el hogar con frecuencia. Si es posible, no utilices escoba, sino un aspirador; de este modo no agitas las partículas. Además, para quitar el polvo es conveniente utilizar una bayeta previamente humedecida.
  • Protégete los ojos con gafas de sol.
  • Los días de alta polinización, una mascarilla puede ser un gran aliado.
  • Viaja en el coche con las ventanillas subidas. Al igual que sucede en casa, evitarás la exposición al polen. Un filtro antipolen también te supondrá una ayuda.
  • Dúchate y cámbiate de ropa al llegar a casa tras un largo período al aire libre.
  • Los purificadores de aire también son grandes aliados en casa para reducir la exposición al alérgeno.
  • Evita practicar ejercicio intenso al aire libre durante la época de máxima polinización.
  • En días de alta polinización no cortes el césped ni podes.
  • No tiendas la ropa al aire libre los días de polinización intensa.

Una vez que aparezcan los síntomas, no te automediques. Acude al médico o pide cita con un alergólogo para someterte a un tratamiento integral especializado.

Tratamientos para la alergia al polen

Los tratamientos más comunes para controlar la sintomatología derivada de la alergia al polen son las vacunas y los antihistamínicos. Por contra, cada vez están más en desuso los corticoides orales.

Vacuna para la alergia al polen

La vacuna para la alergia al polen es un tratamiento de inmunoterapia que modifica el ciclo natural de la alergia y hace posible una tolerancia a aquel. Por otro lado, en quienes padecen rinitis alérgica puede no llegar a provocar asma.

Esta vacuna consiste en administrar de forma repetida un extracto alergénico en dosis creciente de uno o varios pólenes hasta alcanzar la «dosis de mantenimiento». Lo que se pretende es inducir tolerancia al alérgeno y evitar los síntomas habituales en exposiciones posteriores.

Para llevar a cabo este tratamiento es necesaria la prescripción de un especialista, quien evaluará el caso en función de los resultados de las diferentes pruebas. A diferencia de los fármacos, que combaten los síntomas de forma genérica, las vacunas son tratamientos personalizados. Por ello es necesario determinar previamente el patrón de sensibilización de cada paciente.

Antihistamínicos

El segundo pilar de los tratamientos para la alergia al polen se centra en aliviar los síntomas que esta provoca. Para ello, se administran diferentes medicamentos como corticoides y broncodilatadores, que alivian los síntomas en la piel y están indicados en casos de asma.

Por otro lado, se pueden utilizar otros productos para intentar que desaparezcan los síntomas o que su intensidad y frecuencia se reduzcan. Algunos de los indicados son estos.

  • Spray nasal. Aboca Fitonasal Spray es de uso frecuente. Favorece la respiración en caso de alergia o resfriado y libera la nariz tapada. Además, descongestiona y protege la mucosa. Del mismo modo, mantiene el equilibrio de las secreciones nasales y aporta una rápida sensación de nariz despejada. Aplica una o dos dosis por fosa nasal y disfruta al instante. Podrás hacer esto varias veces al día.
  • Colirio monodosis. Vidisan Alergia con Ectoína es un colirio monodosis de Bausch&Lomb indicado para tratar y prevenir la alergia estacional. Reduce con eficacia picor, lagrimeo, enrojecimiento e irritación. Además, la ectoína que contiene protege el ojo de la acción de los alérgenos. También se incluye entre sus ingredientes el ácido hialurónico, el cual tiene propiedades estabilizadoras e hidratantes de la superficie ocular y, por tanto, calma el ojo.

Remedios caseros para la alergia al polen

Veamos una serie de remedios caseros para combatir la alergia al polen.

Lavado nasal con agua y sal

En ciertas ocasiones, y aunque hayas tomado todas las precauciones posibles, algo de polvillo queda atrapado en las fosas nasales. Su mucosa es una especie de filtro que lo retiene y evita que penetre en el organismo, pero también prolonga los síntomas.

En estos casos, hacerse un lavado nasal es muy eficaz. Puedes comprar una solución salina en nuestra tienda online o hacerla tú mismo. ¿Cómo? Sigue estos pasos.

  • Pon a hervir medio litro de agua y añade 5 gramos de sal (una cucharada pequeña).
  • Una vez que la solución se haya enfriado, aplícala con una pera de goma en las fosas nasales. Recuerda que la cabeza debe estar ligeramente inclinada hacia atrás.
  • Finalmente, suénate y elimina la mucosidad y los alérgenos que desencadenan esta molesta sintomatología.

Infusión de manzanilla

Para quienes tienen alergia al polen es recomendable que utilicen gafas de sol en el exterior. Sin embargo, el viento puede hacer que el polen afecte a los ojos y te provoque irritación, picor, lagrimeo o enrojecimiento. Si esto te suena familiar, nuestra recomendación es que te laves los ojos cuanto antes y que te prepares una infusión con manzanilla.

Aplícala empapando unos algodones colocándolos sobre los ojos. Esto reducirá el picor y la inflamación casi de forma inmediata. Si tienes alergia, puedes hacer este lavado a diario todas las noches durante la temporada de alergia para eliminar los restos de polen que queden en las pestañas.

Alimentos probióticos

Los alimentos probióticos refuerzan el sistema inmunitario y reducen el efecto de una reacción alérgica frente al polen. El kéfir y los yogures son alimentos que ayudan a frenar la producción de inmunoglobulina E, responsable de muchos síntomas. Por este motivo te recomendamos incorporarlos en tu dieta.

En Atida | Mifarma somos el destino para conseguir tu bienestar. Gracias a nuestros consejos, recomendaciones y productos tienes todo al alcance de un solo clic. Entra en nuestra tienda online y alivia los síntomas de la alergia al polen de inmediato.

Reme Navarro Escrivá

Licenciada en Farmacia y en Nutrición y Dietética. Nº colegiado: 903 Co-fundadora de Mifarma y directora de desarrollo de negocio de Atida en el sur de Europa Experiencia laboral

La actual directora de desarrollo de negocio de Atida en el sur de Europa heredó de sus padres la pasión por el mundo de la farmacia, al que se ha dedicado en cuerpo y alma desde sus inicios laborales. Desde el año 2007, pudo poner en práctica todo lo aprendido y ayudar a multitud de pacientes en la farmacia de su padre, situada en Albacete. No obstante, fue a partir de 2010 cunado decidió ir más allá: junto con su pareja, y con la experiencia de sus padres, fundó Mifarma, la parafarmacia online más importante de España. Como co-fundadora y CEO de la compañía, Mifarma alcanzó cotas que, en sus inicios, resultaban inimaginables. Este enorme éxito provocó en 2020 la compra de Mifarma por parte del grupo Atida, un conglomerado de empresas farmacéuticas a nivel internacional. Desde entonces, Reme Navarro ha ejercido como directora de estrategia de negocio de Atida en el sur de Europa, así como imagen reconocible y portavoz de la compañía en esta zona geográfica. con ello, ha puesto al servicio del grupo toda su experiencia en farmacia, así como en otras áreas, como la atención personalizada, la logística, la experiencia de usuario o el marketing. Además, sus conocimientos, experiencia y carisma la han impulsado hasta convertirse en España en una reconocida influencer dentro del sector de la farmacia y la dermocosmética.

Formación

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Valencia, la co-fundadora de Mifarma es miembro del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Albacete (colegiado Nº 903). También cursó la Licenciatura en Nutrición y Dietética por la Universidad de Valencia, donde también, posteriormente, obtuvo el Máster en Atención Farmacéutica Personalizada. Además, tiene conocimientos en Capacitación Pedagógica, y ha sido formadora, durante los años 2009 y 2010, de farmacéuticos y otros técnicos sanitarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.