Infección por helicobácter pylori

,
Helicobacter pylori

Dolor de estómago y mucho ardor. ¿Te suena? Quien más, quien menos tiene algún amigo o familiar, incluso tal vez tú mismo, que sufre de estos males. Si es así, antes de nada, tu médico tendrá que diagnosticarlo, pero es muy probable que sufras una infección por helicobácter pylori. Aunque es una bacteria fácil de controlar y que si se coge a tiempo no produce problemas graves, se trata de una de las más extendidas y de las que tienen un mayor efecto en la población mundial. Sigue leyendo e infórmate de todo sobre este bichito que tantas molestias genera a nuestra salud.

¿Qué es y qué produce el helicobácter pylori?

Aunque el cuerpo humano está naturalmente lleno de bacterias beneficiosas, este no es el caso que nos ocupa. La infección con helicobácter pylori se da normalmente en la etapa infantil. Su transmisión suele ser de humano a humano, pero no está muy claro cómo se llega a producir ese contagio. Y en los países menos desarrollados, se suele achacar al contacto con heces o consumo de agua contaminada. En el caso de países del primer mundo, tiene más que ver con una transmisión oral de persona a persona.

En cualquier caso, aunque lo más habitual es infectarse en la infancia, pueden pasar muchos años hasta que desarrolles los síntomas de la bacteria helicobácter. Incluso puede darse el caso de que nunca te afecte y ni tan siquiera seas consciente de tenerla.

Pero ¿qué produce el helicobacter pylori? Es una bacteria con forma espiral que se adhiere a las paredes del estómago. La acidez estomacal es para ella algo peligroso, por eso segrega una enzima, la ureasa, que anula los ácidos. Logra que un ambiente ácido y hostil para ella, como es tu estómago, se convierta en un lugar en el que puede campar a sus anchas. Además, su forma de espiral, como de tornillo hace que pueda penetrar fácilmente en la mucosa, hacerla frágil y allí hacerse fuerte.

Debilita la mucosa y además de molestias, como dolor o ardor, puede provocar una úlcera péptica. En casos excepcionales y más graves puede llegar a producir cáncer.

¿Cuáles son los síntomas de Helicobácter pylori?

Se considera que dos tercios de la población mundial sufre infección con helicobácter pylori, pero de todo ese número de gente solo un 10 % llega a desarrollar una úlcera o problemas más graves.

Hoy en día, no se ha encontrado el motivo por el cual algunas personas sufren de ello y otras no. Los síntomas varían mucho de una persona a otra, sin embargo, lo más común es sentir la zona del abdomen hinchada y dolorida, en ocasiones con ardor.

Además de este, si desarrollas una infección por helicobácter pylori los síntomas que puedes tener se mueven en un amplio abanico, y como puedes ver son muy dispares e incluso opuestos:

  • Dolor agudo en el abdomen, especialmente cuando tienes el estómago vacío.
  • Náuseas que a veces ceden con el vómito.
  • Sensación de hinchazón o de estar lleno.
  • Pérdida de apetito.
  • Eructos.
  • Hambre o notar el estómago vacío a pesar de haber comido recientemente.

Estos síntomas son más o menos llevaderos y mucha gente vive con ellos sin consultarlo con su médico. Sin embargo, si notas alguna de las siguientes molestias, acude a tu especialista sin dudarlo:

  • Dolor en el abdomen, intenso y continuado.
  • Problemas a la hora de tragar.
  • Heces sanguinolentas o de color negro.
  • Vómitos con sangre.

Estos síntomas de la bacteria helicobácter pueden ser el resultado de alguna complicación provocada por la infección. Como sabes, solamente uno de cada diez infectados desarrollan problemas más complicados. Pero ¿cuáles son esas posibles complicaciones?

  • Úlcera péptica. La bacteria, en su afán por vivir cómoda y en un medio agradable, intenta introducirse en la mucosa estomacal. Es en ese momento cuando puede hacer una pequeña herida, produciendo así una úlcera. Estas no son exclusivas del estómago, pudiendo aparecer también en el duodeno, que es la parte inicial del intestino.
  • Gastritis. Al igual que la bacteria puede penetrar en la mucosa, puede provocar una irritación y una inflamación de la zona, produciendo una gastritis.
  • Cáncer de estómago. Sin duda, el problema más serio. El helicobácter pylori puede ser el origen de ciertos tipos de cáncer de estómago.

Diagnóstico: prueba de la bacteria pylori

Existen varios métodos clínicos para diagnosticar la infección con helicobácter pylori. La ciencia ha mejorado a este respecto y se puede detectar con pruebas suaves y no invasivas. Las antes tan habituales endoscopias, también conocidas como gastroscopias, al ser técnicas invasivas y más desagradables para el paciente, han pasado a ser utilizadas en casos en los que las otras pruebas no son concluyentes.

Análisis de sangre

Una prueba tan sencilla como es un análisis de sangre en busca de anticuerpos es suficiente. Los anticuerpos son proteínas que genera el organismo para luchar y contrarrestar a ciertas bacterias dañinas. En caso de que existan anticuerpos en la sangre significa que hay o ha habido infección por helicobácter pylori.

Esa es precisamente la única desventaja que puedes encontrar en esta sencilla prueba, que no nos confirma si la infección es actual o si la hubo en el pasado y ya no existe.

Prueba de las heces

Los actualmente tan famosos antígenos no son exclusivamente cosas de pandemia y coronavirus. Esta prueba busca si hay antígenos en las heces. Si los hay, quiere decir que el sistema inmunitario ha tenido algún tipo de respuesta, y por lo tanto, ha habido un estímulo para ello, es decir una infección.

Si se están tomando ciertos medicamentos como antibióticos o los inhibidores de la bomba de protones (como omeprazol) debe ser tenido en cuenta, ya que puede interferir en el resultado.

Existe otra prueba de heces llamada la prueba de reacción en cadena de la polimerasa que, no solo detecta la infección, sino que te informa de las posibles mutaciones de la bacteria para saber específicamente que antibiótico es el más adecuado para su tratamiento. Se trata de una prueba menos común y más costosa, de hecho, no la encontrarás en todos los centros de salud, pero su resultado es mucho más definido.

Prueba de aliento

Como ya sabes, esta bacteria utiliza la ureasa para facilitar su trabajo neutralizando los ácidos del estómago, y es precisamente esta misma sustancia la que sirve de ayuda y se utiliza en esta prueba diagnóstica.

El paciente debe tomar una solución con urea. Al llegar al estómago, el helicobácter pylori es capaz de descomponerla. Si eso ocurre, es decir, si existe infección, se libera carbono 13, el organismo lo absorbe, pasa a la sangre y de ahí al aliento.

Se realizan dos tomas de muestras de aliento, la primera con la toma de la urea y la segunda 20 minutos después. Si en la segunda muestra hay rastros de C13 eso se traduce en una infección con helicobacter pylori.

Tratamiento de la enfermedad

Si se te ha diagnosticado la infección por helicobácter pylori el tratamiento que te recetará tu médico consistirá en una combinación de diferentes fármacos, todos ellos necesarios para tener las máximas posibilidades de éxito del tratamiento.

En primer lugar, tu especialista te recetará una combinación de dos antibióticos diferentes. Esto es lo que acabará con la bacteria en sí. El hecho de recetar dos tipos diferentes se hace para aumentar la eficacia del tratamiento y evitar que la bacteria se haga resistente a alguno de ellos.

Además de los antibióticos, necesitarás un protector de estómago que reduzca y suavice los ácidos para, por ejemplo, facilitar la curación de la úlcera. En este caso, lo más común son los inhibidores de la bomba de protones. Algunos de los más habituales son el omeprazol o esomeprazol, entre otros.

Como complemento, también te pueden recetar subsalicato de bismuto. Aunque no es válido como tratamiento único, cubre las dos funciones de los otros medicamentos. Ayuda a luchar contra la bacteria y a la vez contribuye a sanar la mucosa estomacal.

Este tratamiento, que suele durar entre 10 y 14 días, debería ser suficiente para acabar con la helicobácter pylori de una vez por todas, pero si las molestias continuasen, tu médico podrá renovarte el tratamiento por otros tantos días, eso sí, cambiando los antibióticos anteriormente recetados. Se intenta evitar la resistencia de la bacteria a los fármacos.

Algunos especialistas optan por realizar una prueba de aliento tras el tratamiento, para asegurarse que la bacteria ha sido erradicada. Otros, sin embargo, confían en que si los síntomas han desaparecido significa que este visitante no deseado también.

Al igual que tu médico cuida de tu salud y hace todo lo posible para mantener a raya a la helicobácter pylori, Atida | Mifarma únicamente busca su destino para tu bienestar. Como siempre, que tú te encuentres a gusto con tu cuerpo y contigo mismo es nuestra máxima y, por eso, sentirte bien está a un solo clic. Visita nuestros canales e infórmate y aclara cualquier duda que tengas, después de todo, estamos aquí para cuidarte.

Reme Navarro Escrivá

Licenciada en Farmacia y en Nutrición y Dietética. Nº colegiado: 903 Co-fundadora de Mifarma y directora de desarrollo de negocio de Atida en el sur de Europa Experiencia laboral

La actual directora de desarrollo de negocio de Atida en el sur de Europa heredó de sus padres la pasión por el mundo de la farmacia, al que se ha dedicado en cuerpo y alma desde sus inicios laborales. Desde el año 2007, pudo poner en práctica todo lo aprendido y ayudar a multitud de pacientes en la farmacia de su padre, situada en Albacete. No obstante, fue a partir de 2010 cunado decidió ir más allá: junto con su pareja, y con la experiencia de sus padres, fundó Mifarma, la parafarmacia online más importante de España. Como co-fundadora y CEO de la compañía, Mifarma alcanzó cotas que, en sus inicios, resultaban inimaginables. Este enorme éxito provocó en 2020 la compra de Mifarma por parte del grupo Atida, un conglomerado de empresas farmacéuticas a nivel internacional. Desde entonces, Reme Navarro ha ejercido como directora de estrategia de negocio de Atida en el sur de Europa, así como imagen reconocible y portavoz de la compañía en esta zona geográfica. con ello, ha puesto al servicio del grupo toda su experiencia en farmacia, así como en otras áreas, como la atención personalizada, la logística, la experiencia de usuario o el marketing. Además, sus conocimientos, experiencia y carisma la han impulsado hasta convertirse en España en una reconocida influencer dentro del sector de la farmacia y la dermocosmética.

Formación

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Valencia, la co-fundadora de Mifarma es miembro del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Albacete (colegiado Nº 903). También cursó la Licenciatura en Nutrición y Dietética por la Universidad de Valencia, donde también, posteriormente, obtuvo el Máster en Atención Farmacéutica Personalizada. Además, tiene conocimientos en Capacitación Pedagógica, y ha sido formadora, durante los años 2009 y 2010, de farmacéuticos y otros técnicos sanitarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.